• sociedadeducadora@prodigy.net.mx
  • Tel. (667)712 2304 / Fax. (667)712 2047
  • Antonio Rosales #282-2 Pte. Col. Centro,
    Culiacán, Sinaloa

LO CORTÉS NO QUITA LO SINALOENSE

LO CORTÉS NO QUITA LO SINALOENSE

La campaña “Lo cortés no quita lo Sinaloense”, es una propuesta de Sociedad Educadora y el Consejo Sinaloense de la Comunicación para ayudar a mejorar la relación interpersonal de los Sinaloenses y como una acción sencilla y práctica de apoyo a las acciones de prevención del Consejo Estatal de Seguridad Pública.

Este es un ejemplo de la vocación vinculadora y generadora de sinergias de Sociedad Educadora, para mejorar la educación y formación de los Sinaloenses.

Objetivo de la campaña

“Lo cortés no quita lo Sinaloense”, es un concepto que se pretende introducir al lenguaje coloquial de nuestra comunidad para recordarnos permanentemente la necesidad de interponer el respeto, urbanidad y civilidad en nuestras relaciones con los demás.
Creemos que la esencia del Sinaloense rural respetuoso, hospitalario y cortés de nuestros abuelos representa valores indispensables para una convivencia armoniosa en la Sociedad.

Justificación filosófica de la campaña

“No hay una frontera precisa entre faltar a las reglas de la cortesía y violar gravemente los fundamentos colectivos de la Sociedad. Tomarse libertades con las primeras reglas lleva a la predisposición de rechazar las otras”. 

IKRAM ANTAKI

Algunos beneficios que generó la campaña “Lo cortés no quita lo Sinaloense” a corto plazo son:

  • Imponer el “paso de cortesía” en los cruceros más conflictivos.
  • Disminuir la tensión en las relaciones interpersonales en una Sociedad cada día más estresada y agresiva.
  • Ayudar a cambiar el estereotipo del “Sinaloense bronco y descortés”.
  • Dar la pauta para campañas preventivas más ambiciosas del Consejo Estatal de Seguridad Pública que incidan en la naturaleza conflictiva de algunos sectores de la Sociedad.
  • Dejar claro que para que Sinaloa cambie tenemos que trabajar en las actitudes y hábitos del Sinaloense, reconociendo y corrigiendo nuestros defectos y premiando a los máximos exponentes de nuestras virtudes.

Share